15 mar. 2009

MARCHA DE PUENTE SAN MIGUEL A LAS CALDAS DEL BESAYA

El sábado 14 de marzo el grupo de senderismo de la ONCE en Cantabria realizó la tercera salida del año 2009.

Consistió en una travesía desde Puente San Miguel a Las Caldas del Besaya, completando una distancia de 14 kilómetros y unos 200 metros de desniveles tanto de ascenso como de descenso.

La salida fue a las 9.00 de la estación de FEVE de Santander, donde tomamos el tren que va hacia Cabezón de la Sal, apeándonos en la estación de Puente San Miguel, donde iniciamos el recorrido a pie.

Desde Puente San Miguel fuimos hacia el pueblo de Torres y entramos en el Parque de La Viesca, extensa zona verde situada en la margen izquierda del río Besaya. En este área se pasa junto a los numerosos restos que han dejado las explotaciones mineras de Reocín.












Por aquí pasaba la vía del tren que llevaba el mineral de la mina de Reocín al embarcadero.



Camino por el parque de la Viasca, donde se situaba la mina de Reocín, cerrada en el 2003.

El grupo en la parte alta del parque. Al fondo se ve parte de la mina a cielo abierto.


Después de una larga pero tendida subida llegamos al barrio de Sierra Elsa y poco después a Bedicó. En suave bajada nos acercamos hasta Yermo, donde hicimos una parada en su magnífica iglesia románica de finales del siglo XII. En ella se aprecia una cierta influencia del gótico en sus arcos de la entrada, que ya son un poco puntiagudos.




Bello paisaje por la zona de Bedicó.





Ovejas pastando tranquilamente en un espectacular paraje.



Esta cabra se hizo nuestra amiga y nos acompañó durante un par de kilómetros.



Iglesia románica de Yermo, fijaros en el remate de los arcos.


A continuación nos dirigimos a Riocorvo, donde comimos, para después de una agradable sobremesa, emprender la marcha para cubrir el último y corto tramo que nos faltaba para llegar a nuestro destino, Las Caldas del Besaya, donde cogimos el tren de la RENFE, retornando a Santander.






Antes de llegar a Riocorvo, nos encontramos con esta vista de la boca de dos túneles de la autovía de la Meseta Santander-Palencia A-67.



Riocorvo, monumento a la subida en albarcas a la ermita de San Cipriano.





Río Besaya entre Riocorvo y Las Caldas.



Con todo lo que ha llovido este invierno es fácil encontrarse con pequeñas cascadas.





Leguario del Camino Real Santander-Reinosa (1748-1753). Los leguarios eran los medidores de las leguas que distaban en este camino histórico hasta Santander.

Una legua equivale a 5 kilómetros.









Fin del camino. Esperando en la estación de RENFE al tren para volver de regreso a casa.


Hasta la próxima salida.


No hay comentarios: