16 ene. 2009

VALDERREDIBLE (I)

Empiezo el año escribiendo (que ya era hora) un artículo dedicado a un bellísimo y algo olvidado municipio del sur de Cantabria, Valderredible.
Lo voy a comenzar recuperando una noticia de hace algo más de un año, publicada en el periódico El Diario Montañés.







El titular de la misma era:

“El municipio de Valderredible perdió en el último siglo un 85,75 % de su población”.


Siguiendo la noticia con lo siguiente:

“Valderredible fue el municipio español que más porcentaje de población perdió en el último siglo, un 85,75 por ciento, según un informe publicado por el Ministerio de Agricultura y recogido por Europa Press. Según dicho informe, en términos absolutos, el municipio cántabro perdió entre los años 1900 y 2001 un total de 6.739 habitantes, lo que en este caso lo sitúa en el puesto catorce en un listado de los quince que más población perdieron en España en ese periodo. El análisis de los municipios que más habitantes han perdido entre 1900 y 2001 apunta que, porcentualmente, y tras Valderredible, se sitúan Pantón (Lugo), donde el número de habitantes cayó un 74,4 por ciento en dicho periodo; seguido de Allande (Asturias) con un descenso del 73,8% y Carballedo (Lugo) con un 70 por ciento menos. En cuanto a cifras absolutas, el primer puesto lo ocupa La Unión (Murcia), que perdió el último siglo 13.938 habitantes, lo que supone un 18,9 por ciento”.


A continuación dos panorámicas del pueblo de Loma Somera.





Como véis el despoblamiento ha sido brutal, siendo muchos los pueblos en los que no vive nadie de continúo y a los que sólo acuden vecinos los fines de semana y en verano. A este panorama hay que añadirle el grado de envejecimiento de los que quedan , que aunque no tengo datos, os aseguro que es muy alto.
Este éxodo (en gran parte a Reinosa y al País Vasco) se produjo sobre todo a partir de los años cincuenta, debido principalmente a la falta de desarrollo industrial en esta zona, dedicada casi en exclusiva a las actividades agropecuarias, y en especial a cultivos, destacando el de la patata.
Pero a pesar de estas circunstancias, Valderredible es un municipio que está vivo y ofrece muchas posibilidades tanto a los “vallucos” (como coloquialmente se les llama)como a los visitantes, solamente hay que saber buscarlas.

A continuación os voy a describir cosas del valle, espero que sepa engancharos y os animéis a visitarlo.


Os recomiendo visitarlo en otoño, seguro que os gusta.



El municipio de Valderredible se sitúa en el extremo sur de la región y con sus 298,2 km2 de superficie es el más extenso de Cantabria, limita al oeste con el término de Valdeprado del Río, al este con la provincia de Burgos y al sur con la de Palencia.



Es atravesado por el río Ebro, del que deriva su nombre.
Sus poco más de 1.000 habitantes se reparten en 52 pueblos, con una bajísima densidad de población de 3,8 hab/km2.
Su capital está en Polientes, que dista 110 km de Santander.

Los atractivos con los que cuenta Valderredible son variados y numerosos, desde un rico patrimonio etnográfico e histórico, a una naturaleza espectacular, pasando por una sabrosa gastronomía.




Una panorámica del Valle por la zona del pueblo de Cadalso




Iglesia represtre de Cadalso.







Estos atractivos hacen de Valderredible una comarca especial, descubierta en los últimos años por varios cineastas que la han convertido en el nuevo Hollywood de Cantabria.
Son varias las películas y cortos que se desarrollan y utilizan escenarios de esta tierra.



- El prado de las estrellas, de Mario Camus.
- Las tierras altas, de Carolina del Prado.
- Lo hicieron en el bosque, de Virgilio Fernández.
- Cuestión de fé, de Alvaro García.
- 53 razones inolvidables, de los hermanos Montero, productores y naturales de San Martín de Elines.



También la productora cántabra Burbuja Films no ha estado al margen de este fenómeno, y en los últimos años ha realizado varios trabajos en Valderredible y su entorno como: La ruta del Ebro, donde aprendiste a vivir, Campoo la tierra del Ebro, …

En un próximo artículo seguiré profundizando en esta bella comarca.